domingo, 29 de enero de 2012

La presentación de Miguel Mena


















LAS HORAS






-Hace tres años por estas fechas entrevisté a Fernando Sarría con motivo de un premio literario y me comentó que leía el Diccionario de la Real Academia, letra por letra, en riguroso orden alfabético….. como esto sucedió cuando publicó El Alhaquín, me pregunto si la publicación de Las Horas significa que ya ha llegado a la H





-A mí aquello me pareció admirable; en absoluto una locura, porque después de todo yo me he leído la guía de teléfonos de la provincia de Zaragoza buscando calles con nombres originales…. Así encontré la calle de la Ilusión, en Fayón, y la calle Ingenio, en Herrera de los Navarros….. Dos calles a la medida de Fernando: tiene una indudable ilusión por la tarea de escribir (desbordante ilusión) y tiene suficiente ingenio para combinar las palabras de forma armoniosa, con ritmo poético, con una musicalidad propia, que a mi modesto entender es lo fundamental para escribir poesía





-Yo tengo una pequeña obsesión con las palabras: me fijo en que casi todas ellas, excluyendo los monosílabos, esconden dentro otras palabras con las que jugar. Veamos un ejemplo práctico: nuestro autor se llama FERNANDO SARRÍA. Tiene un nombre de ocho letras y un apellido de seis… si cortásemos ambos justo por la mitad, con un buen hachazo, nos quedarían dos verbos: ANDO, RÍA



…dos verbos tan importantes como Andar y Reír combinados en su nombre



..¿Tiene esto algo que ver con su poesía? Puede que no mucho con los poemas de este libro, pero quizá sí con la personalidad del autor



-ANDO: es un hombre que camina, que avanza, que anda detrás de sus sueños, de sus objetivos literarios (desde que le conocí, me asombró su entrega absoluta a la poesía….da la impresión de que siempre está maquinando un poema)



-RÍA: por lo poco que le conozco, es un hombre de aspecto risueño… mucho más risueño y alegre de lo que solemos imaginar a un poeta (vamos, que para nada ofrece la imagen de un ser atormentado)


-También he de reconocer que no son esos dos verbos los que me transmite el conjunto de esta obra.



…Más que andar, creo que a “Las horas” le cuadra el verbo “contemplar”. El poeta contempla la vida, la belleza de los diferentes instantes del día, contempla las luces y las sombras, contempla el amor, contempla el erotismo



…Y más que reír, el libro va de emocionar, de conmoverse, de estremecerse…de encontrar el lenguaje preciso para mover la fibra sensible



-No sé si Fernando sigue leyendo el diccionario. Yo todavía releo de vez en cuando la guía de teléfonos. El otro día, sin más lejos, la repasé para ver cuántos Sarrías había en Ejea de los Caballeros y en qué calles viven. Conté 10.



…..enumerando donde viven algunos de ellos, casi nos sale un poema sobre el autor y su tierra aragonesa:



…hay un Sarría que vive en Libertad



….hay un Sarría que vive en Independencia



….hay un Sarría que vive en Teruel



….hay un Sarría que vive en Zaragoza



… y la calle más me gustó de todos ellos es la Calle Oliva Baja… (la oliva puede ser un fruto o el nombre de una persona, y baja puede ser una condición física o la acción del verbo bajar…..también “calle” puede ser un vía urbana o puede ser el imperativo del verbo callar)



…Ya me callo… soy de los que piensan que la poesía no hay que explicarla mucho, que hay que leerla, disfrutarla en la intimidad y tomar lo mejor que nos ofrece, que es un instante de belleza.









Miguel Mena







(muchas gracias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada